Frecuenciasdelreino.com | El mejor alimento para tu alma

Dios y su propósito con el Hombre es lo que enmarca los 66 libros de la Biblia, que están dirigidos en enseñar al creyente ese amor de su Creador, que se ve plasmada en las diferentes historias de esos personajes que obedecieron en todo a Dios, y consiguieron ese propósito divino.

El ser humano anhela encontrarse con Dios, pero aún no sabe despojarse del pecado y de la iniquidad que lo envuelve, por ello desea tener esa liberación espiritual que puede recibir al conocer los atributos de Dios, que están llenos de gran poder.

Puedes ver nuestros últimos post aquí:

Y es por ello que el hombre se pregunta ¿Por qué Dios nos pone pruebas difíciles? es simple, para entender que solo a través de Él y la oración hecha con fe y amor, tendrán esa respuesta que necesitan obtener. En las siguientes líneas se buscará conocer un poco de Dios y su propósito con el Hombre.

El Amor de Dios reflejado en la Biblia La Biblia explica que el amor viene de Dios, y lo define como la fuente primaria para el hombre, quien debe practicarlo para demostrar que ha conocido a Dios. "El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor". (1ra. Juan 4: 8) De esa acepción del amor existen cuatro palabras griegas que describen los tipos de amor según la Biblia y lo segmentan en estas dimensiones:

  • El amor Ágape que es la naturaleza propia de Dios, es un amor que se sacrifica, que no es parcial, y busca el bienestar de los que ama.
  • El amor Fileo que describe ese sentimiento intimo entre personas, es el vínculo emocional que se observa en las amistades.
  • El amor Storge viene a describir el vínculo afectivo que se desarrolla de forma natural entre la familia.
  • El amor Eros es el que describe el vínculo en un sentido pasional, que se corrompe en su satisfacción sexual.

El creyente debe conocer cada uno de estos tipos de amor, y saber cuál de ellos tiene y cuál no, pues de esa forma se podrá seguir el mandato dejado por Jesús a la humanidad: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mateo 22: 39).

Y Jesús no solo pidió que lo hicieran, sino que lo demostró en acción cuando se entregó en amor por la humanidad en una cruz y aún en su agonía, después de ser crucificado Él dice:

Padre perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:24)

Demostrando que Él amaba a todos con compasión, y esas palabras es evidencia de un corazón misericordioso parecido al amor Ágape. Además, de poner en práctica lo enseñado en el Sermón del Monte al pedir amar a los enemigos. “Habéis oído que se dijo:’ Amad al prójimo y odiad a vuestro enemigo.

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen" (Mateo 5:43-44). Tomando este gran ejemplo es que el creyente debe caminar en pro de vencer las dificultades en amor, así como lo venció Jesús, pero el ser humano se vive preguntando esto:

¿Por qué Dios nos pone pruebas difíciles?

Dios no coloca cargas al creyente que lo haga morir en el camino, siempre tiene alguna solución ante la prueba, y aún su Palabra lo enseña:

“Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir” (1ra. Corintios 10:14)

Es por ello lo importante que Dios pide que se instruya desde niño al hombre en su Palabra, para que comprenda ese propósito divino al que está llamado, y pueda seguir adelante ante las dificultades que pueden sobrevenir a su vida.

“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6)

Los Atributos de Dios

Al conocer el propósito de Dios en la vida del creyente es imperante saber los atributos de Dios, que se sintetizan en estos principales atributos:

DIOS ES ETERNO

Esto se refiere a que Dios no tiene principio y no tiene fin. “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último” (Apocalipsis 22:13)

DIOS ES OMNIPOTENTE

Esto se refiere a que Dios no sufre las limitaciones humanas, es soberano de su creación. “porque nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37)

DIOS ES OMNISCIENTE

Esto se refiere a que Él lo sabe todo conoce la vida, conoce los pensamientos. "Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda” (Salmos 139:4)

DIOS ES OMNIPRESENTE

Esto se refiere a que está en todo lugar, Dios es Espíritu no está limitado ni por el espacio ni por tiempo alguno.

“¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra” (Salmo 139:7-10)

Cada uno de estos atributos de Dios, serán conocidos por los creyentes cuando estos se sumergen en el estudio de su palabra y tomen los Libros de la Biblia como el manual de vida, y revisen cada uno de los 66 libros con el que se componen, que se segmentan en 39 libros en el Antiguo Testamento y 27 libros en el Nuevo Testamento.

En este manual de vida se pueden ver estos Personajes de la Biblia que obedecieron a Dios, que son los ejemplos que deben tomar cada creyente para caminar hacia ese propósito divino al que Dios le ha llamado, donde el pecado y la iniquidad no pueden estar presente.

Es importante comprender que las enseñanzas que entrega Dios en su Palabra busca que el hombre pueda entender la diferencia entre iniquidad y pecado, que está referida en que la primera es la maldad encarnada, donde no hay impiedad, ya que es una ofensa contra Dios, fundada en el desconocimiento y rechazo de las leyes de su Palabra, mientras que el pecado es infringir un mandato de Dios.

Ayudándolos, además, en comprender lo qué significa hacer vallado según la Biblia, que se refiere en levantar muros para protegerse de cualquier tipo de maldad, o circunstancia que es vencida a través de la oración hecha desde un corazón sumergido en la presencia de Dios.

Dios y su propósito con el Hombre

Al hablar de Dios y su propósito con el Hombre es importante desarrollar la oración como el vínculo que lo llevará a una constante liberación espiritual, donde se podrá deshacer de vicios, del mal genio, de la agresividad y muchos hábitos que lo alejan de su propósito divino.

Es por ello que en la Biblia hay muchos ejemplos de cómo poder quebrar la voluntad del hombre, y de esa manera ser librado de lo que no le agrada a Dios como los Salmos para vencer los vicios, y hacer declaraciones que libera el alma como el siguiente:

“Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.

Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio" (Salmos 51: 1-4)

Y tomando estos poderosos ejemplos de oración y declaración profética, el creyente podrá ejercitar esa oración para abrir puertas y caminos, o la oración para el mal genio que tanto le cuesta dejar, o hacer la oración para tranquilizar a una persona agresiva o enojada, que se encuentra en el camino, para hacer lo correcto delante de Dios.

Cada día estará en la búsqueda de crecer espiritualmente en pro de alcanzar el fruto que viene del cielo, como lo refleja la Biblia en el libro de Gálatas:

“Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23)

Y cada uno esto se convertirá en los síntomas después de una liberación espiritual, que se ha producido en el alma del creyente que estará caminando en desarrollar cualquiera de los tipos de ministerios cristianos que Jesús dejó instaurado en la tierra, para expandir el reino de los cielos.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” (Efesios 4:11)

Todo esto establecido para que Dios en su perfecta, agradable y soberana voluntad extienda el propósito al que fue creado el hombre, y éste no se desvíe de las promesas que le tiene preparado el Santo Creador.

Subir