¿Por qué Dios Nos Pone Pruebas Difíciles?

Nunca se ha encontrado explicación de por qué Dios nos pone pruebas difíciles a lo largo de la vida, ni si existe algún motivo o propósito que solo él, como una figura divina y todopoderosa sabe la razón. A veces los seres humanos se formulan todas esas interrogantes, pero solo Dios tiene la respuesta a esas inquietudes.

Ante el surgimiento de problemas y vicisitudes en la cotidianidad, los seres humanos, son proclives a generar sentimientos de angustia, desasosiego, estrés, dolor, tristeza, lo que produce una gran ansiedad y un estado de desesperación en algunos casos, persistente. Se debe aceptar que por alguna razón divina, Dios coloca estas dificultades en el camino.

Los creyentes y religiosos deben pensar que Dios pone estas pruebas y estos avatares a la luz de la existencia, con el único propósito de fortalecer la fe, el apego a lo divino como seres humanos, de que se aprenda a valorar la importancia de las buenas acciones y el correcto comportamiento, así como profundizar el amor por el prójimo.

Índice

    Cómo entender y afrontar las situaciones difíciles con sabiduría

    Dios Nos Pone Pruebas Difíciles

    Si se quiere sobrellevar los problemas con paciencia y mesura, lo primero que hay que entender y aceptar, es que Dios es el dueño y señor del universo y que cada prueba que coloca tiene un propósito en la vida de cada ser humano.

    De igual manera hay que reconocer, que cada circunstancia adversa que se presente durante la permanencia en este mundo terrenal, generará un resultado que marcará para siempre el ser, con trascendencia definitiva.

    Los seres humanos deben estar convencidos de que Dios siempre está presente, que cuentan en todo momento con su amparo y protección, razón por la cual no debe perderse ni la fe ni la esperanza, ya que de cada prueba difícil quedará una lección positiva, la cual hará el transitar más prometedor.

    Todos de una u otra forma deben sacar provecho de cada prueba negativa a la que sean sometidos, siempre con la finalidad de que redunde en el crecimiento personal y espiritual, pensando y aceptando de que todo tiene un porqué, una explicación, una razón de ser, que sólo Dios tiene la respuesta, por lo que debe existir siempre la esperanza y la fe ante cada evento o circunstancia adversa que se presente.

    Dios nos pone pruebas difíciles

    Pruebas difíciles

    Las pruebas difíciles aunque parezca una paradoja, en la mayoría de los casos, ayudan en el fortalecimiento de la fe y la esperanza. Los seres humanos no deben sentirse solos ni perdidos, Dios siempre estará ahí presente en los triunfos y en las adversidades.

    El amor por la familia, los hijos, los amigos, por la vida misma llena de esperanza, y permite valorar las cosas buenas que giran alrededor. A pesar de las contrariedades y de las vicisitudes nunca se debe dejar de creer, una actitud positiva de manera constante permite que la vida fluya y siga su curso de manera correcta.

    Todas las personas anhelan tener una vida libre de problemas, pero éstos forman parte de ella, y por más angustiantes y dolorosos que estos sean, siempre van a tener una explicación, por lo que los seres humanos deben apoyarse en la fe y en la esperanza para sacar provecho y conocimiento de lo negativo.

    Para poder vivir serenos y tranquilos, se debe alimentar a diario la fe, las creencias, los propósitos, apoyándose siempre en Dios, comunicándose a diario con él, solicitando su guía y acompañamiento para sobrellevar las vicisitudes, lo que permitirá conseguir la anhelada paz interior.

    Todo ocurre por una razón

    Dios nos pone pruebas difíciles

    Toda circunstancia adversa ocurre por una razón, desde el momento en que comienza el transitar por la vida, las personas deben estar preparadas para afrontar diversas circunstancias, unas más fuertes y complejas que otras, que en la mayoría de los casos marcarán el destino y la razón de ser.

    Por más pruebas difíciles que se susciten en todo el transitar por la vida y a lo largo de la existencia, las personas deben creer en ellas mismas, tener confianza en la ley y justicia divina, apoyándose en todo lo bueno que las rodea, dar gracias a Dios por todas las oportunidades que se presentan a diario, recibiendo su bendición con humildad y amor.

    La vida en si es muy compleja, sin embargo, los seres humanos tienen la suficiente capacidad para afrontar todas las adversidades y eventos negativos que se les presenten, siempre de la mano de Dios, quien coloca estas pruebas en el camino para afianzar la fe y el espíritu.

    Dios somete a eventos, en ocasiones muy controversiales, pero la vida es tan bella que vale la pena luchar para seguir adelante, aprovecha cada segundo, cada minuto, cada instante del privilegio de habitar en el mundo terrenal y con esperanza y fe derrota y supera todas las adversidades que se presenten.

    Video sugerido

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir